Banco para sentarse a la espera del espectaculo

El viento levantaba algo de espuma de las olas. El sol las acariciaba con sus rayos al contraluz, proporcionando reflejos dorados al amanecer. Las nubes, ominosas, ofrecían el contrapunto a las aún oscuras aguas. El banco solitario esperaba a los paseantes.

© Ricard de la Casa – febrero 2010

Veala en grande en mi galería de FLICKR.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s