Casa de la Vall

Pues eso.

Un lugar que conozco de siempre a cualquier hora. Incluso a muy altas horas (a todas ellas, cualquiera de las que usted pueda imaginar, y para los muy malpensados obviar algunas anécdotas escabrosas). Bueno, concretemos: Este lugar tal y como está ahora mismo no existía hace unos años.

Aún así, sigue con capacidad de sorprenderme. Y no llevaba la cámara. Bueno, volvamos a concretar que me disperso: no llevaba la réflex. Solo el móvil. Me dije que volvería (y volveré) pero deje las bolsas de la compra en el suelo, me arrodille en el césped y me mojé (algo que no me gusta nada, nada, nada), y me ensucie los pantalones (eso ya es más soportable).

¿He dicho ya que llovía?

Había escogido ese camino solo, solo, solo por rememorar viejos tiempos. Ósea, traduzco: pura morriña. Por pasar por delante de la casa de mis tíos y una vez más atravesar por los jardines de la Casa de la Vall. Y también sabía que los falsos cerezos estaban floridos (más o menos, porque con este tiempo los pobres van locos) pero no me acordaba de este en concreto.

Sí, lo sé, soy un desmemoriado.

Y pasar por delante de casa de mis tíos me obligo a desviarme por donde antes estaba el colegio de las monjas (derruido). Un lugar por el que no suelo pasar porque antes no existía. Justo allí, sin un alma a la vista, todo el lugar para disfrutarlo en privado (normal, con el tiempo que hacía, caían gotas desde hacia un buen rato) estaba esta pequeña joya ante mis ojos: Un atardecer, el falso cerezo en rosa, las luces encendidas en amarillo, en hora azul y yo sin mi cámara.

Por suerte tengo una aplicación para disparar en RAW y mejorar los contrastes. Apenas se veía y el día era de esos nublados, oscuros, fríos (y francamente geniales desde el punto de la luz).

Así que aquí está (y no se me va la sensación de que debe de haber muchas fotos iguales a esta, pero esta es mía).

Y si han llegado hasta aquí, gracias por leerme y por aguantarme.

©) Ricard de la Casa – abril 2018.

Puede verla en grande en mi galería de FLICKR y también en la de 500px

Fotógrafos de Andorra

El pasado día 10 de abril, tuve el placer de asistir a la inauguración de la exposición colectiva «Fotógrafos de Andorra» al CCCL (Centre de cultura i de congressos lauredià). Organizada por la Federación Andorrana (FAF) y con la colaboración del Común de Santo Julià de Lòria.

9 fotografos con 5 imagenes cada uno:

Joan Burgués, Ivan Blanco, Joan Gómez, Juan Bouzas, Òscar Fernández, Gil Rossell, Ricard de la Casa, Gustavo Subilibia y Pepo Vázquez. Un total de 45 fotos que se pueden ver en el Hall del CCCL.

Inauguració al vestíbul del Centre cultural de l’Exposició col·lectiva de fotografia organitzada pel Comú amb el suport de la Federació Andorrana de Fotografia
Inauguració al vestíbul del Centre cultural de l’Exposició col·lectiva de fotografia organitzada pel Comú amb el suport de la Federació Andorrana de Fotografia

Video de RTVA (Radio i Televisió d’Andorra) emitido el día 11 de abril (imagenes de Sergi Linares)