Fotografo navegando

Como ya expliqué aquí, cada día hacemos una foto. El tema de la foto de ese día era Mascarilla. Me resisto a hablar del tema. Los medios de comunicación ya nos bombardean demasiado y algunos lo usan en un beneficio sin ética o directamente perverso.

El título completo que le puse fue: Fotografo navegando por las procelosas aguas de la pandemia. Use uno de mis pitufos favoritos, el fotografo, en representación de todos nosotros, la mascarilla como nave salvadora y ese azul sin fondo, sin detalle, para simbolizar la amenaza invisible. El azul del fondo no es gratuito, la amenaza es invisible y se disfraza de algo que nos atrae: la cercanía, socializar… Así ese azul, un color simbólico lo representa. 

Si quiere ver algunas de las fotografías que he realizado estos días, todas ellas en casa y con los medios disponibles (cámara, algún objetivo y poca cosa más), puede pinchar en este enlace para ver la galería:

Fotos del confinamiento

No creo que tengan ningún problema en averiguar cual era el reto que se planteaba en cada una de ellas. Si tocan la flechas las verán en grande y la I (i) les proporcionará algunas pistas.

© Ricard de la Casa – Imagen y texto abril de 2020.

Puede verla en grande en mi galería de FLICKR y tambien en la de 500PX

Sant Jordi

Com totes les coses que hem inventat: diners, propietats, lleis, costums, religions… Sant Jordi és tan sols una idea en la nostra ment que ens proporciona felicitat. Plaer de regalar, de rebre regals. Lectures i bellesa a parts iguals.

Una gran idea perquè els seus beneficis van molt més enllà dels obvis. Una humanitat més lectora, està molt més capacitada per reaccionar front els reptes i és més culta. En general més ben preparada per al futur.

D’altra banda, canviar les regles per a adaptar-les als nous temps, inclou un nou despertar intern, formes diferents d’enfocar-nos fronts els desafiaments. 

Aquests reptes treuen el millor de nosaltres: estimulen la nostra creativitat, ens enriqueixen i ens permeten observar el que ens envolta sota un altre prisma. Colors i textures diferents. Res millor per viure intensament!

Benvingut de nou, una vegada més: Sant Jordi.

© Ricard de la Casa – texto e imagen abril 2020.

Lágrimas de luz

En el grupo de amigos de la fotografía en Andorra, cuando empezó el confinamiento, decidimos proponer un reto diario. Pepo Vazquez decide cada día el tema y todos (él incluido) debemos realizar una fotografía sobre esa materia (si te apetece, que nadie está obligado a nada). Debemos espabilar con lo que tenemos en casa. Algunos días es sencillo. Quiero decir que algunos días propone algo tan austero y simple como: Pasta de dientes o fruta y otros la cosa se complica con temas como Música.

Lo mejor del asunto es ver como cada uno define su punto de vista. Tengo que confesar que cada día me sorprendo con la interpretación que hacen algunos. Es fascinante.

Hoy (sábado 18 de abril), Pepo, puso algo que me hizo reflexionar. Tema de hoy Oscuridad. La pregunta que me hice fue: ¿Cómo diablo plasmo la oscuridad? La fotografía es, en definitiva, pintar con luz, así que el desafío era mayúsculo. El problema es que nos hallamos en las antípodas de la fotografía. La antítesis.

Deje que mis neuronas, las pocas que me quedan en servicio, vagaran por sus propias tinieblas en busca de un poco de luz. Y esa era la solución. Mostrar un poco de luz para dejar en evidencia la oscuridad.

La siguiente pregunta que me hice fue: ¿Y cómo diablo hago eso?

No lo puedo explicar. Tampoco estoy muy seguro de si he acertado. Lo que si sé es que es minimalista (y sencilla). Es una propuesta de como represento la oscuridad. Los que me conocen saben que yo no estoy en ese lado del espejo.

En algún momento pensé en gotas que condensan la luz y en un soporte que para mí ha representado siempre vida: las espigas de trigo. Así que uní ambos y este es el resultado.

Una vez acabé, pensé en como la titulaba. La primera opción fue: “Gotas de luz en la oscuridad” y cuando se lo comentaba a Joan Manel (Ortiz), José Luis (González) y Pedro (Jorge)… el título surgió de forma natural: “Lágrimas de luz”. El primero era reiterativo y aburrido. El segundo me sirve, para ir un paso más allá de lo evidente y deslizarme por los resquicios de puertas entreabiertas a otros lugares y tiempos.

Además, Lagrimas de luz es el título de una gran novela de Rafa (Marín Trechera) y en estos días releerla puede ser un ejercicio muy sano. Aunque no está a su altura, ahora que se acerca Sant Jordi espero que a alguien le inspiré para pasar un buen rato.

Y mientras, las fotos se acumulan… Así que les anuncio que pronto pondré una Galería de Fotos realizadas estos días en casa (estoy seguro que se echaran unas risas).

© Ricard de la Casa – Imagen y texto 18 de abril  de 2020.

Puede verla en grande en mi galería de FLICKR y tambien en la de 500PX

ACTUALIZADO: La galería ya está disponible y la pueden ver a través de este enlace

Fotos del confinamiento