Kiss

Hay besos y besos.

No me refiero a clasificarlos por los tipos sino por las emociones que transmiten.

Recuerdo que hace años contemplé como los padres de una novia se daban uno delante de los invitados. Detecté (y supongo que una mayoría) que era el primero en mucho tiempo, no era frío pero si extraño, como si hubieran perdido la capacidad de amar. Era un beso vacío de contenido.

Hay besos que ya no contienen pasión, ni siquiera briznas de lujuria y sin embargo son capaces de emocionarnos, nos hacen vibrar como algunos sonidos en un concierto, nos ponen la piel de gallina.

Son hermosos.

© Ricard de la Casa – texto e imagen julio 2015.

La imagen de portada, puede verla en grande en mi galería de FLICKR.